El tercio de varas.

Uno, dos, tercer puyazo

el toro fijo en el peto

aprieta el del castoreño

el palo en todo lo alto.

 

Se arrancó bien desde lejos

tras el quite del espada,

lo aplaude toda la plaza

por el galope, perplejos.

 

El tercio de varas enseña

la bravura del buen toro

cuando en empujar se empeña;

 

pues de manso no adolece

quién, cuando le dan castigo,

no se repucha, se crece.

 

 

Gracias por vuestro tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s