Mes: enero 2012

Club Aficionados Prácticos Taurinos.


La primera vez que leí sobre ellos fue el año pasado, no recuerdo exactamente como, pero de alguna manera llegué a la página donde anunciaban sus primeros cursos. No conseguí cuadrarlo por las fechas en Espartinas y tampoco más tarde en Olivenza; además, quería hacerlo con mi amigo Manu, lo que hacía las cosas más difíciles. Luego estuve vi con envidia las fotos y los vídeos de esos cursos. Se acaba el año y no había conseguido dar el paso de participar en ninguno, pero ya tenía plena convicción de que del 2012 no pasaba.

Y, así, a finales de diciembre volví a encontrarme por Twitter otra convocatoria, esta vez para un curso de un día, nada más pasar  la Navidad. No me lo pensé, y embarqué a mi amigo también. Por fin, estábamos apuntados a un curso de iniciación al toreo del Club de Aficionados Prácticos Taurinos.

¿Y eso qué es? Pues es un “invento” de Eduardo Dávila Miura, Rafael Peralta e Nacho Moreno para acercar la práctica del toreo a aficionados que quieren dar un paso más en su conocimiento de este mundo. Lo normal es que los cursos, de distintos niveles, abarquen un fin de semana entero; el viernes por la tarde y el sábado por la mañana sirven para aprender los fundamentos básicos del toreo y el domingo para ponerlos en práctica delante de un animal. Pero también los hay de un solo día, como el que yo hice.

Bien temprano estábamos citados en una venta, casi en la puerta del Rancho el Rocío, donde iba a tener lugar. Después de un desayuno donde casi no pruebas bocado por los nervios, todos para la finca. Después de un invierno en el que no ha caído ni una gota se puso a llover justo ese día por lo que, aunque empezamos en la plaza de tientas, nos trasladamos al picadero cubierto, perfectamente acondicionado.

Los veinte alumnos nos dividimos entre los tres profesores, Dávila Miura, Nacho Moreno y Jesús Collado y fuimos rotando. Aprendimos durante casi tres horas como se maneja el capote, la muleta, como hay que colocarse, como ligar, como cruzarse, como vaciar la embestida,… Y también lo que no hay que hacer.

Los profesores quieren enseñar, que puede parecer una tontería, pero no lo es. Además saben como hacerlo. Es imposible asimilar en tan poco tiempo tanta enseñanza, pero le vas cogiendo el aire al asunto y al final lo acabas poniendo en práctica cuando toreas de salón en casa, aunque sea con la toalla.

Después, viene el plato fuerte. En ese curso fueron añojos/as de encaste Núñez y salieron buenísimos. Hicimos grupos de cuatro y, mientras un grupo estaba en el ruedo, el resto atendíamos desde la grada, porque los consejos no se acaban cuando sale el toro, si no más bien todo lo contrario, se multiplican.

Yo creo que con las clases de toreo con el carretón y de salón hubiera merecido la pena. Pero luego sale el añojete y cuando, aunque a duras penas, consigues plasmar algunas de las cosas que te han intentado enseñar y darle dos mantazos y el de pecho, no te salen palabras para explicar lo que sientes. Disfruté como un enano.

En fin, que no puedo hacer más que recomendarlo, creo que todos los aficionados deberían probarlo una vez. Seguro que luego quieren repetir. Hace pocos días han presentado en Fitur las fechas de los cursos del 2012. Yo ya estoy haciendo cuadraturas para apuntarme al primero. ¿Te lo vas a perder?

Sólo me queda agradecer a Rafael Peralta que nos trató “de lujo” en su casa; a Nacho que, además de las lecciones, me atendió cincuenta veces por teléfono; a Jesús, que estuvo siempre al quite; y al Maestro, sí, con mayúsculas, Dávila Miura por su paciencia y sus consejos. Y de remate, el ambiente con el resto de alumnos es buenísimo (mención especial a un alumno que viene desde Gijón).

http://clubaficionadospracticos.es/

http://aficionadospracticos.blogspot.com/

Club Aficionados Prácticos Taurinos en Facebook

@AficionTaurinos en Twitter

Gracias por vuestro tiempo.

Anuncios