Mes: septiembre 2012

Feria de encastes minoritarios.


Con la Feria de encastes minoritarios de Las Ventas está pasando como con muchas de las iniciativas taurinas en estos tiempos, se ponen en marcha sin creer verdaderamente en ellas y se quedan a medias.

Si realmente se apuesta por abordar uno de los problemas de la Fiesta (lo siento, Caye) como es la paulatina desaparición de encastes, hay que hacerlo con todas las consecuencias, no por contentar a un grupo de aficionados, estos sí, minoritarios.

Hay que pensar muy bien qué encastes deben estar y, a partir de ese momento, apechugar con las consecuencias.

No se puede marear a los ganaderos, ahora no llegan, ahora sí, ahora los 6, ahora 2,… Porque eso ha llevado a cargar los toros de kilos. No se puede echar para atrás a un novillo por 8 kilos cuando luego saltan toros con el mínimo (qué casualidad). No se puede preparar una feria con este tipo de encastes, sabiendo a ciencia cierta que suelen tener problemas en los reconocimientos, y que cuando llegue el momento de sustituirlos salten al ruedo 4 de Domecq. Sean de la procedencia que sean, por aquello de no sólo serlo si no parecerlo.

Y no es que no quiera “mojarme”, es que realmente creo que la culpa está muy repartida (no en igual proporción, claro). La empresa no ha demostrado tomarse la feria en serio. Los veterinarios han demostrado una falta de sensibilidad inaudita, teniendo en cuenta lo que se aprueba en otros momentos. Y, por supuesto, es culpa de los aficionados. No podemos tener en la boca constantemente raspa, sardina, gato y no esperar que pase esto. No podemos pitar tablillas y luego esperar que autoridad, veterinarios y veedores no tengan miedo de traer toros con el trapío justo de su encaste.

En fin, espero que está idea mal desarrollada no sea la primera y la última. Creo que es necesaria, e incluso justa, pero debe hacerse con pleno convencimiento. Y bien.

Gracias por vuestro tiempo.

Será, José Tomás.


Lo de menos serían las orejas,

dicen, al fin y al cabo, son despojos,

lo que perdurará de la proeza

será el brutal toreo cadencioso.

 

Serán los naturales por derecho,

serán, tal vez, los quites a una mano,

será citar perfecto colocado,

serán series de siete y el de pecho.

 

Serán las cinco grandes estocadas,

será aquel arrimón con todo hecho,

serán las chicuelinas abrochadas,

 

será, seguro, tal como lo veo,

una mañana siempre recordada.

Será para la historia del toreo.

 

Gracias por vuestro (escaso hoy) tiempo.

10101 tuits


Es lo que tiene Twitter. Uno prepara una entrada en el blog para el tuit 10.000, se pone a debatir con uno, a bromear con otros, mira el ¨marcador” y… ¡10.012! Ya la he liado. ¿Ahora qué? Sólo quedaba buscar una cifra señalada y esperar. Lo principal, por supuesto, es agradecer a los (ahora) 3.560 seguidores. Les tengo por gente de raro criterio, pero se lo agradezco infinitamente.

Estos 10.101 tuits (en tres años y tres meses) han servido para conocer a gente más que interesante; a algunos como a @njimenez79, @Pablo_Cobos, @eltorodelajota, @Javier_Arroyo o @Milinko_ en persona, a otros de manera virtual.

He tenido conversaciones taurinas geniales con @PabloHernanz, @TendidoSur, @MacTorero, @Isanchezmejías, @Almatorera, @Mendilivar, @Maria_Miami, @angelalvarez42, @torossigloxxi, @verdeguer, @jvegavara, @La_Coronel, @DPH, @YeyesDols, @TodoToros, @JoseFisio, @chulodetoriles, @Alcobendas82, @javiertorear, @habibireal, @AficionTaurinos (y así descubrir sus cursos, conocer al maestro Dávila Miura y ponerme por 1ª vez delante de un becerro, más o menos dignamente), @Rocifresnos, @AlexMartinezz, @Ivancolomer, @Itziar_Urrutia,… Entre muchísimos otros.

He descubierto a dos tipos que se curran los números taurinos de verdad, @MedinaEscalafon y @juanmalamet; ellos sí que deberían estar subvencionados. A un fotógrafo aficionado que me ¨regaló” la foto de portada del blog: @Davaencio. He resuelto dudas ganaderas gracias a @torosdegerardo, @PoliMaza, @JuanFabres y @manoloptp. He hablado con toreros, cosa que hubiera sido imposible sin este medio. Y aprendí a limpiar un capote con las lecciones de @juanvidelacalle.

En Twitter he leído noticias de @javiehernandez76, @GloriaSGrande, @LMParrado, @Fernan_Carrasco, @asantiagoloro, @lucasperezest, @LorenaLimon, @GRayoVictor, @PabloGMancha, @carloscrivell, @Berrendita, @Mahierro o @CuadernosTM, antes que en los portales la mayoría de las veces. Me ha dado la posibilidad de charlar con @zabaladelaserna, por quien yo ¨veo” las corridas que no puedo ver desde que tengo uso de razón taurina. He tuiteado con un perro que tiene hilo directo con un mito, @GranMiliki. Me he colado en las transmisiones de @Clarinrne, @carruseltaurino, @casastorcida, @juareztoros, @CharoABCToros, en las páginas de El Mundo y hasta en el telediario de La 1, aunque sin citar (¡Rajoy dimisión!). Y hasta he participado en el programa de radio de @jbocanegrajerez.

También, no todo podía ser bueno, he sido objeto de las burlas de ciertos personajes como @la_calle14, @irpablos, @maximianopb (detorus), @beatrizpablos, @paulsinergy, @NuriaSotoP y @carmenorive.

Y, lo que acaba siendo más importante al final, he echado muy buenos ratos.

Muchos de los citados podían estar en varias categorías de este escrito, seguro que son todos los que están pero no están todos los que son, pero quería agradecerlo de alguna manera y no se me ha ocurrido otra.

Las dos Españas taurinas


Esta es una entrada que venía pensando hace tiempo y que decido escribir ahora por dos cosas: porque ha tomado más actualidad si cabe y porque tengo dos horas y media de AVE por delante.

Antes de meterme de lleno en el asunto voy a hacer una aclaración. Twitter. Se ha convertido en el lugar de “reunión” del mundo del toro por excelencia. Allí se encuentran todos los estamentos, con especial profusión de aficionados (lógico, puesto que al fin y al cabo somos el más numeroso). Pues bien, como tal, también es el mejor sitio para tomar consciencia de la situación . Y eso voy a intentar.

Como decía antes, la polarización del asunto taurino está en el asunto álgido por la polémica Viard-El Juli, pero es sólo la punta de un iceberg que viene de lejos. La primera consecuencia de este desdoble de bandos, es el “conmigo o contra mí”, más acuciado en uno de ellos porque, todo hay que decirlo, uno es bastante más radical que el otro. Si te gusta El Juli, ya no puedes ser aficionado de carnet (del que dan ellos); si te emociona Manzanares, tienes una cruz en lo alto.

Ahora resulta que el toreo, el buen toreo, sólo se puede hacer con el toro que matan las figuras. Toro que, por otra parte, no es ni toro ni es nada si atiendes a los del otro lado. La cosa ha llegado a un nivel de esquizofrenia tal que, quienes se rasgan las vestiduras cuando se califica de moruchada una corrida (mal llamada) torista, son los mismos que llaman borregada a cualquiera que maten las figuras (al menos los moruchos son bovinos, hombre). ¿No se dan cuenta unos y otros de que hacen lo mismo que señalan como defecto al otro? No, no lo hacen, porque ellos tienen la razón.

Es un problema de cerrazón, de intransigencia. Toro y torero son lo que me gusta a mí y de esa raya para allá todo es mentira, pantomima o circo romano. Y si no tragas, llega el punto que más gracia me hace porque encima se dice adornado de toda la dignidad posible: el interés. Si defiendes algo que escapa de su tauromaquia de visión de túnel es por interés. ¿Cuál? Eso debes averiguarlo tú, porque normalmente no lo dejan muy claro. ¿Un retuit de Talavante o Adolfo? (¡Mi tesoro!). No puede ser que llegues a ese razonamiento por ti mismo; no lo conciben para ellos, lo van a concebir para ti.

A mí, todo hay que decirlo, me acusan más de palmero de figuras que de lo contrario porque me gusta su toreo cuando lo hacen y eso es motivo de exclusión instantánea. Pero de todo he tenido. Hasta uno me acusó, el pobrecillo, de defender la retransmisión de la corrida de Valladolid por TVE porque quería escribir en el ¨portal de las flores”. En fin.

Yo apuesto por la tercera vía que se rige por los siguientes mandamientos: seguir llamando moruchada a una moruchada de Adolfo y borregada a una borregada de Cuvillo, sin que eso signifique querer mandar al matadero a la ganadería completa; ni que en la siguiente tarde disfrute con uno bravo que echen.

Seguir poniendo verde a un toro que lo único que haga sea moverse y buscar el pecho; y pese a todo cantar que Robleño es capaz de largarle fiesta.

Seguir pensando y diciendo que a Morante no se le ha perdido nada en Cantalejo, ni a Manzanares o Juli en la Aldea del Obispo. Que Ceret no es la cuna mundial del toreo, por muy bien que se hagan las cosas allí.

Seguir aborreciendo que se pite una tablilla y que el toro baje sistemáticamente de presencia cuando estén las figuras. Seguir asombrándome que los de un bando canten los petardos del contrario y callen los suyos.

Y seguir, seguir.

Discrepancias todas las del mundo, son hasta necesarias, pero este cainismo no nos lleva a nada bueno. Olvidadlo, unos y otros, ni toro ni torero son lo único importante, ni lo más importante siquiera. Porque toreando de salón, ni JT llena una portátil. Y con un espectáculo de recortes no hacemos 20.000 abonados en Madrid.

 

Gracias por vuestro tiempo.