Ángel Teruel

13 de mayo. 5ª de San Isidro


Toros de Parladé.                                                                                                                        El Cid, Iván Fandiño y Ángel Teruel.

Oreja en ambos y puerta grande para Iván Fandiño, derroche de actitud y firmeza. Así se aparece en Madrid. Puede que la primera oreja estuviera en el límite, pero la Puerta Grande es más que merecida.

Fandiño-en-hombros-puerta-grande

          Fandiño en hombros. (J. Pelegrín, las-ventas.com)

Varios toros de la extraordinaria corrida de Parladé aplaudidos en el arrastre, como el 4º, Gruñidor, un toro bravo.  1º, 2º y 5º, encastadísimos, y el 3º con 20 embestidas para bordar el toreo (pareció tener algún problema en las manos).

Gruñidor, 4º Parladé. (Juan Pelgrín, las-ventas.com)

Gruñidor, 4º Parladé. (J. Pelgrín, las-ventas.com)

El Cid no pudo con ninguno de sus toros, pero como la culpa fue de que el toro miraba mal y del quite de Fandiño respectivamente, todos contentos.

El-Cid-desbordado

              El Cid (J. Pelegrín, las-ventas.com) 

Ángel Teruel pasó sin mucha gloria, dejando en el recuerdo (en el mío, al menos) dos naturales, uno en cada toro. Pero se le fue un 3º para soñar el toreo y muy a su estilo…

Ángel-Teruel-al-natural

           Teruel, al natural (J. Arroyo, aplausos.es)

Sensacional Fandiño con la espada, con y sin muleta. Hay que tenerlos como el caballo de Espartero y Espartero juntos para tirarse así entre los pitones.

Fandiño-estocada-con-muleta

Fandiño con muleta (J.Pelegrín, las-ventas.com) 

Fandiño-estocada-sin-muleta

           Fandiño sin muleta (J.Pelegrín, las-ventas.com)

Y no me despido sin destacar el tercio de banderillas que ha cuajado en el 5º Miguel Martín. Sobrio, torero. Y a la hora de recoger la ovación, a la remanguillé, porque estaba más pendiente de cerrar al toro, que es lo que importa ¿No?

Miguel Martín (J.Pelegrín, las-ventas.com)

           Miguel Martín (J.Pelegrín, las-ventas.com)

 

Gracias por vuestro tiempo.

Teruel, a Parla…


Según Manolo Molés, así es como se sucedieron los hechos:

La empresa de Madrid le ofrece la confirmación a Ángel Teruel en San Isidro con Morante y Talavante, matando toros de Cuvillo. Un cartel difícilmente mejorable. Y unos honorarios de 36000 €. El torero y su apoderado piden una segunda tarde y la empresa no les asegura nada, pero pensaba estudiarlo. Más adelante, conforme se van cerrando los carteles, esa segunda tarde se hace imposible y así se lo comunican a Teruel, a lo que éste responde pidiendo 48000 €.

Ahí surgen las diferencias entre apoderado y poderdante, que terminan en la ruptura, y el cansancio de la empresa que da un ultimatum que Teruel no acepta.

Si es esa la secuencia real, y yo creo que si lo ha contado Molés así es, Ángel Teruel no merece quitarle ningún puesto en ninguna plaza de España a toreros que, de verdad, quieren serlo. No tiene otro mérito que el de su apellido (así lo ha reconocido hasta Choperita) y, aún así, se ha encontrado con una oportunidad que otros que llevan un par de años aprovechando las pocas o muchas oportunidades que tienen no consiguen ni, desgraciadamente, conseguiran. Así no se puede. Hay muchos toreros en el escalafón, quizás incluso demasiados, y no es de recibo que aquellos quienes están por estar les roben puestos a los que se dejan la piel en el camino.

Llevar un apellido de postín conlleva mucha responsabilidad, la primera hacia los antecesores por el respeto que se han ganado y que ha de mantenerse. La segunda con tus compañeros de profesión, porque vas a estar en plazas y ferias importantes antes de merecerlo y a eso hay que responder dejándose todo lo que se tenga; luego vendrán los triunfos, o no, pero la única manera de mirar a los ojos al que está al lado en el patio de cuadrillas es poniendo todo lo que se tiene.

Y si no, a Parla.

 

Gracias por vuestro tiempo.