San Isidro

Torero


Todo terminó hoy de mala manera, torero, muy mala. Y puede que ese toráncano te haya quitado una puerta grande que has visto en tu mano. Puede que te haya quitado alguna corrida que tuvieras ya cerrada, cosa rara en este sistema podrido. Te habrá quitado horas de toreo de salón, haciéndote un toro, y otro. Y te habrá quitado días de campo, alguna becerra, algún toro.  (más…)

Anuncios

Las entradas sueltas para San Isidro


Una vez finalizados los plazos de renovación y nuevos abonos, hace un par de día salieron por fin a la venta las entradas sueltas para la Feria de San Isidro en Las Ventas. La empresa, Taurodelta, ha comunicado que este año hay más de 14.000 abonados, lo que implica que el lunes había a disposición del público más de 300.000 localidades.

Esto lo convierte, con total seguridad, en el evento artístico de mayor magnitud; y no andará muy lejos entre los no artísticos. Cualquiera ajeno al mundo taurino pensaría que detrás hay una estructura que soporte tal volumen. ¡Ja!

No vamos a entrar en profundidad en la organización en la explanada de Las Ventas de las entradas físicas porque, aunque manifiestamente mejorable, no se diferencia mucho de las colas para cualquier otro gran acontecimiento. Cada vez que hay concierto o partido importante (¡Hasta cuando ponen a la venta un nuevo iPhone!), aparecen las sillas, tiendas de campaña, neveras, esterillas y demás artículos que hagan más cómoda la espera.

Colas para las entradas sueltas de San Isidro

Cola en la plaza de toros el día 28 (@LasVentas_)

 

Esta vez nos vamos a centrar en la venta de entradas por internet. Metidos en pleno siglo XXI cabría pensar que alguien que ofrece tal cantidad de “producto”, se ha preocupado antes de tener un sistema de venta acorde, capaz de gestionar la previsible avalancha de gente en busca de entradas.

Pues no. Tururú. Rien de rien. Esto son toros y aquí las cosas no se hacen así.

Aquí se repite el mismo problema año tras año. De las 31 tardes que componen San Isidro (buena feria la de 2014, por cierto), son 5 ó 6 los carteles que copan las compras en los primeros momentos. Y vez tras vez, la misma historia: servidores colgados, colas virtuales eternas y, si tienes la suerte y paciencia de aguantarlas, fallos a la hora de hacer el pago que te mandan como de oca en oca a la cola otra vez.

Cola virtual comprando entradas por internet para San Isidro

Cola virtual

 

Este año, además, les debieron parecer pocos pesares y una de las plataformas de venta cobró entradas que no llegaron a vender por un fallo del sistema. Por supuesto van a devolver el dinero, pero como muestra del desastre nos vale.

Hemos visto como se agotaban en pocas horas las entradas para conciertos como los de Beyonce o Bruce Springsteen sin mayores incidentes. Eso no fue posible en años anteriores para las entradas sueltas de San Isidro, no lo ha sido este año ni parece que lo será en el futuro. Eso implicaría preocuparse por el cliente, invertir tiempo y dinero en su comodidad, hacer las cosas bien. Si España is different, los toros ni te cuento.

La empresa no va a ponerle remedio porque juega con la ventaja de nuestra afición, y sabe que de una manera u otra compraremos la entrada. La CAM a través del Centro de Asuntos Taurinos, tampoco; bastante tienen ellos con coger los 3 millones de € del canon y el dineral de IVA que generan las entradas.

Y así, entre colas reales al sol de abril y colas virtuales a la sombra de casa o la oficina, los aficionados vamos saciando nuestras ganas de ver toros, fastidiados pero contentos, soportando el desastre anual de la venta de entradas sueltas para la Feria de San Isidro de Madrid.

Desesperación por las colas para las entradas sueltas de San Isidro

Quien espera, desespera (www.canstockphoto.es)

Si buscáis un primer análisis de las corridas con más tirón, al blog de Andrés Verdeguer: Cornadas para todos.

 

Gracias por vuestro tiempo.

 

Los carteles de San Isidro


Estos son los carteles de la Feria de San Isidro en Las Ventas. Una buena feria en la que, por primera vez, estaré abonado. De las distintas opciones que ofrecía la empresa, me he quedado con la que incluye 20 corridas de toros (pudiendo elegir Beneficencia y Prensa), 2 de las 4 de rejones y las 3 novilladas (me parece un acierto que sean obligatorias en todos los modelos de abono).

Ya os comentaré más adelante cuáles he elegido y qué tengo pensado para darle un poco de vidilla al blog en esos días.

Por cierto, Grada 4, fila 1. Ahí me tenéis.

Carteles de la Feria de San Isidro 2014

Feria de San Isidro 2014

Gracias por vuestro tiempo.

Llámame loco.


Estos dos últimos días en Tuiter han sido una locura, un gallinero como le he leído a alguien. Yo mismo he tenido algunas discusiones, pacíficas eso sí. Y en ellas se me hacían pocos los 140 caracteres para replicar correctamente; eso es lo que me trae hasta este post. Eso y que leyendo, viendo y escuchando determinadas cosas he llegado a pensar que, taurinamente hablando, estoy medio loco.

Así pues, llámame loco porque el saludo del mayoral de Cuadri anoche me pareció un desvarío a dos bandas. Del público que quedaba en la plaza por pedirlo y del mayoral por hacerlo. De tres si se dio el caso de que el ganadero lo consintiera.

Llámame loco porque lo anterior no implica que denoste a Cuadri o a su corrida. Es más, todo lo contrario, creo que hubo tres toros con interés; con muchos matices, pero interesantes. Y el balance de la corrida, estando por debajo de lo esperado, fue positivo.

Pero no queda ahí la cosa, puedes volver a llamármelo porque ni creo que haya sido la corrida de la Feria (Alcurrucén seguro por encima y, muy probablemente, Baltasar Ibán) ni que ningún toro fuera de premio. ¿Ese primero menos castigado en varas? A saber…

Llámame loco, y van 4, porque no creo que haya que mandar al matadero lo de ayer pero, como buen loco, figuradamente sí lo de anteayer. Ojo, no hablo de la ganadería en sí, si no de lo que lidió el jueves, cuarto aparte. Y lo que han lidiado tantas ganaderías desde el 10 de mayo.

Llámame loco porque no me explico como un día se exige el toreo sobre las piernas, con la promesa de entenderlo y esperarlo, y el siguiente se abronca.

LLámame loco de nuevo porque no entiendo la inquina con determinados toreros en este tipo de corridas que, sin estar bien, no estuvieron tan mal como se les voceó. Yo creo que muchas veces es para no pararse a criticar al toro pero, oye, yo estoy loco.

LLámame loco una vez más porque no concibo que el sector más intransigente del toreo carezca absolutamente de sentido crítico con determinados hierros.

Llámame loco porque creo que tanto revanchismo ayer, con tan limitados mimbres, no hace si no confirmar el fiasco previo.

Llámame loco, porque puedo considerar que un adolfo ha sido más morucho que bravo y que los cuvillos tuvieron más de rubios de aquitania que de otra cosa.

Llámame loco, con esta diez, porque pese a ello espero con ganas la de esta tarde y la del 6.

Y para terminar llámame loco porque soy capaz de disfrutar con lances, suertes, toros y toreros que se escapan de la idea perfecta que yo tengo de cada uno de ellos.

Bendita locura.

Gracias por vuestro tiempo.

Teruel, a Parla…


Según Manolo Molés, así es como se sucedieron los hechos:

La empresa de Madrid le ofrece la confirmación a Ángel Teruel en San Isidro con Morante y Talavante, matando toros de Cuvillo. Un cartel difícilmente mejorable. Y unos honorarios de 36000 €. El torero y su apoderado piden una segunda tarde y la empresa no les asegura nada, pero pensaba estudiarlo. Más adelante, conforme se van cerrando los carteles, esa segunda tarde se hace imposible y así se lo comunican a Teruel, a lo que éste responde pidiendo 48000 €.

Ahí surgen las diferencias entre apoderado y poderdante, que terminan en la ruptura, y el cansancio de la empresa que da un ultimatum que Teruel no acepta.

Si es esa la secuencia real, y yo creo que si lo ha contado Molés así es, Ángel Teruel no merece quitarle ningún puesto en ninguna plaza de España a toreros que, de verdad, quieren serlo. No tiene otro mérito que el de su apellido (así lo ha reconocido hasta Choperita) y, aún así, se ha encontrado con una oportunidad que otros que llevan un par de años aprovechando las pocas o muchas oportunidades que tienen no consiguen ni, desgraciadamente, conseguiran. Así no se puede. Hay muchos toreros en el escalafón, quizás incluso demasiados, y no es de recibo que aquellos quienes están por estar les roben puestos a los que se dejan la piel en el camino.

Llevar un apellido de postín conlleva mucha responsabilidad, la primera hacia los antecesores por el respeto que se han ganado y que ha de mantenerse. La segunda con tus compañeros de profesión, porque vas a estar en plazas y ferias importantes antes de merecerlo y a eso hay que responder dejándose todo lo que se tenga; luego vendrán los triunfos, o no, pero la única manera de mirar a los ojos al que está al lado en el patio de cuadrillas es poniendo todo lo que se tiene.

Y si no, a Parla.

 

Gracias por vuestro tiempo.