ser

¿Por qué?


Los seguidores de Twitter ya habréis comprobado mi absoluto asombro con lo acontecido el domingo de madrugada en el programa Los toros de la Cadena Ser. Puse verdes a algunos miembros de la tertulia (Molés, Moncholi y Calamardo) y muchos, que no lo habéis oído, me escribisteis para preguntarme ¿Por qué?. Como os dije, era imposible condensarlo todo en un par de tuits, por eso escribo este post.

Acabo de escuchar de nuevo el programa, para que no me traicione la memoria. La tertulia comienza a tratar la reaparición de José Tomás, en ella intervienen Molés (MM), Moncholi (MAM), Calamardo (AC), Benlloch (JLB), Vallejo (JMV), Casas (DC) y Cuberta (no dice nada interesante sobre el tema, así es que os lo ahorro). Comienza el baile.

En primer lugar, resulta sorprendente que el ¿director? de un canal taurino 24H. no sepa ni cuando se hizo oficial la noticia taurina de la semana (cuando menos). Nos sorprendió en su momento que no fuera retransmitida en directo por ese canal, ahora ya se explica todo. la rueda de prensa que fue a las 12 o la 1 del mediodía, ¿no?

Trataron por supuesto del dinero. “es un agravio comparativo” (JLB), “no se puede matar a los competidores por 2 (corridas) de JT” (ojo a esta para más adelante), “No puede cargar eso en los demás, crea una inflación peligrosa (MM) “e injusta” (MAM) “no puede repercutir en el resto de entradas” (MAM). Supongo que lo que cobran Morante, Manzanares, Juli demás en Madrid o Sevilla no se lo cargan a otras corridas donde aparecen Rafaelillo, Robleño y Aguilar, por ejemplo. O en Fallas, porque luego resulta que los precios serán para el abono los mismos que en fallas, donde había carteles rematados y otros para compensar; allí y entonces no había problemas, si lo que se compensa es el dinero de JT, a las armas. “¿90 millones? En estos tiempos…” “no tengo datos” (MM). Pese reconocer que no tiene datos, no tiene ningún problema en comentarlos, cargado de demagogia porque siguiendo su razonamiento ¿Cuánto cobra Manuel Molés en estos tiempos en los que día sí y día también, cientos de periodistas se van al paro?

También apareció el tema de las ferias, de las cuales JT con “su temporadita, soluciona sólo 4 plazas” “va bien para ferias cortas, en Madrid es otra cosa” (MM). Ya se me hacen pocas las cuatro plazas, porque de las que se habla que podría torear en su reaparición, lo más probable es que arregle todas menos Bilbao y, quizás, Nimes. Y, sí, Madrid es otra cosa en San Isidro, pero a ver quién llena dos domingos fuera de feria sin compañeros de relumbrón en el cartel; domingos que, por norma general llegan escasos al cuarto de entrada. Pero no todo es malo, también hay quienes ponen cordura al asunto: “los precios de Málaga son iguales con o sin JT y, con el abono, justifica ampliamente lo que cobra” (JMV).

Sobre su temporada, “cortita” como dice Molés, con razón. Aunque teniendo en cuenta los 15 meses sin torear, el porqué del parón y que no es un torero de excesos en los números (cuando Morante habla de 40 al año, todos decimos que es lo correcto) si alcanza las 14 corridas desde final de julio, la cortedad es relativa.

Y, casi para terminar, hablaron sobre su importancia. Aquí entra a saco Ángel Calamardo (para los neófitos, director regional de Ser Murcia, antes en Ser Albacete). “es una buena noticia a medias” “no competir con las figuras, no debe tener tanto relieve” “hay que dársela a ir a Valencia, Bilbao, Madrid, Sevilla, no a Valencia y después nada más”. “¿Quién es más figura, el que va a Madrid, Sevilla, Bilbao o el que va a Valencia y poquito más? (AC) Otra vez Vallejo poniendo cordura, “tendrá la importancia que el público le dé”. Bilis a manos llenas. Porque resulta que empieza en Valencia; y va a Bilbao;  y a Barcelona, Nimes, Málaga, Almería… plazas de 1ª ó 2ª; y resulta que el año pasado estaba contratado a dos tardes en Madrid antes de la cogida, y en Bilbao; y que ha Sevilla no va, es cierto, como lo es que los empresarios no tienen interés alguno en llevarlo. Pero no acaba ahí la cosa. “¿Qué tiene que decir el G10 de esto? (AC) “Hay malestar” (MAM). ¿Malestar? ¿Juli? ¿Manzanares? ¿Perera? Lo que habrá son ganas de ponerse las pilas (aún más) y de demostrar su valía; y si no es así, no son dignos de arrogarse ninguna representatividad del toreo.

Y para terminar dos perlas. Según Molés y Moncholi, “no compite” “está fuera de concurso”. En primer lugar, ¡pues menos mal que no compite! Y en segundo lugar, ¿No decíamos antes que “no se puede matar a los competidores por 2 de José Tomás”? Para mí, es una muestra clara del discurso prefabricado, la consigna. Consigna que no sigue nunca David Casas, que siempre se coloca en el lado contrario de la balanza; “la noticia es que vuelve tras 15 meses, habrá que valorar a partir de la temporada que viene”, “Juli, Manzanares, etc. tienen razón al exigir, pero sé que les van a contestar los empresarios: llenen las plazas”.

La segunda perla, es de Molés también: “el aficionado normal, el que no quiera ver fundamentalmente a José Tomás, paga las consecuencias”. Anormales del mundo, bienvenidos.

Y hasta aquí respondido esos “¿Por qué?”. Ahora el otro, ¿Por qué esa reacción permanente a todo lo que huele a JT en esa tertulia? Es fácil, si todos tienen ojos, ven el toreo, saben de toros (aunque como el diablo, sólo fuera por “viejo”, que no es así) sólo cabe una explicación: retransmisión de corridas y entrevistas. Estoy convencido al 1000% que si JT respondiera a sus llamados, le tendrían en un pedestal. Y eso es un bajonazo al periodismo.

Además lo dejo claro, porque oyéndoles parece que es imposible, pero se puede “ser” de José Tomás y de Juli, Manzanares, Cid, Morante… Qué sí, que se puede. Que no es incompatible. Que romperse la camisa por Morante un día y llorar de emoción con una faena de José Tomás es posible. Que pegar saltos con la despaciosidad de Manzanares y gritar con rabia un olé si Urdiales, Fandiño o Rafaelillo le roban tres naturales a una fiera, es posible. Y no sólo es posible, es sanísimo. Y maravilloso.

Gracias por vuestro tiempo.

Teruel, a Parla…


Según Manolo Molés, así es como se sucedieron los hechos:

La empresa de Madrid le ofrece la confirmación a Ángel Teruel en San Isidro con Morante y Talavante, matando toros de Cuvillo. Un cartel difícilmente mejorable. Y unos honorarios de 36000 €. El torero y su apoderado piden una segunda tarde y la empresa no les asegura nada, pero pensaba estudiarlo. Más adelante, conforme se van cerrando los carteles, esa segunda tarde se hace imposible y así se lo comunican a Teruel, a lo que éste responde pidiendo 48000 €.

Ahí surgen las diferencias entre apoderado y poderdante, que terminan en la ruptura, y el cansancio de la empresa que da un ultimatum que Teruel no acepta.

Si es esa la secuencia real, y yo creo que si lo ha contado Molés así es, Ángel Teruel no merece quitarle ningún puesto en ninguna plaza de España a toreros que, de verdad, quieren serlo. No tiene otro mérito que el de su apellido (así lo ha reconocido hasta Choperita) y, aún así, se ha encontrado con una oportunidad que otros que llevan un par de años aprovechando las pocas o muchas oportunidades que tienen no consiguen ni, desgraciadamente, conseguiran. Así no se puede. Hay muchos toreros en el escalafón, quizás incluso demasiados, y no es de recibo que aquellos quienes están por estar les roben puestos a los que se dejan la piel en el camino.

Llevar un apellido de postín conlleva mucha responsabilidad, la primera hacia los antecesores por el respeto que se han ganado y que ha de mantenerse. La segunda con tus compañeros de profesión, porque vas a estar en plazas y ferias importantes antes de merecerlo y a eso hay que responder dejándose todo lo que se tenga; luego vendrán los triunfos, o no, pero la única manera de mirar a los ojos al que está al lado en el patio de cuadrillas es poniendo todo lo que se tiene.

Y si no, a Parla.

 

Gracias por vuestro tiempo.