union

Afición: se mira pero no se toca


Ganadero, torero, novillero, rejoneador, empresario, banderillero, picador, apoderado. ¿Echáis a alguien de menos? Yo sí. Echo en falta a quien, para mi sorpresa, ha recibido con mayor alegría la propuesta: el aficionado.

protestas Todos como locos con la idea de la UCTL. Y sí, algo es algo. Y sí, en un sector que se llena la boca repitiendo la palabra “unión” sin mover un dedo, el mero hecho de convocar una reunión es un avance enorme. Y sí, si además la convocatoria corre de parte del grupo más maltratado (habría que echarlo a pelear con el que se juega los muslos y no le queda ni para gasolina, pero eso es otro asunto) les convierte automáticamente en héroes. Pero nos pasamos los años clamando al cielo, con toda la razón del mundo, porque no contamos más que para pasar por taquilla y, ahora, aplaudimos una idea que nos vuelve a dar la espalda. Yo tengo dicho, y cada día que pasa me convenzo más, que la unión en el toro es inalcanzable. Si partimos por no contar con una de las tres patas que sostienen el banco, ni os cuento. Nadie va a defender el interés del aficionado, porque bastante tendrán con defender los suyos. Como dijo El Guerra (que no sé de dónde sacaba tiempo para torear si tuvo que decir todas las frases que se le atribuyen), lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible.

IMG_0133-1.JPG Gracias por vuestro tiempo.

Anuncios